Día Mundial de la Protección de la Naturaleza

Desde hace 46 años, cada 18 de octubre, se conmemora el Día Mundial de la Protección de la Naturaleza, con el objetivo de motivar la responsabilidad ambiental sobre la protección y cuidado de los espacios naturales que tienen valores singulares de paisaje, fauna, vegetación o geomorfología y que son amenazados por distintas causas.

El origen de esta efeméride ecológica se remonta al año 1972, cuando el expresidente de Argentina, Juan Domingo Perón, desde su exilio en Madrid (España), dirigió una carta al entonces secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kurt Waldheim, en la que alertaba sobre “la marcha suicida que la humanidad ha emprendido, a través de la contaminación del medio ambiente, la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobreestimación de la tecnología”.

En la carta Perón también destacaba la imperiosa necesidad de buscar la protección de la naturaleza.

La protección de la madre naturaleza no puede ser una cuestión exclusiva de los ambientalistas. Es responsabilidad de todos los seres humanos el cuidado de los ecosistemas en general y de la biodiversidad en particular.

Crear responsabilidad ambiental es el principal objetivo de este día. Una educación basada en valores ambientales aplicables a cualquier actitud social y cuyo objetivo es el de formar la capacidad de observación crítica y juicio de valor teniendo en cuenta la protección y gestión sostenible de nuestro entorno.

En Venezuela existen más de 650 tipos de vegetación, ubicando al país como el quinto en el mundo con mayor cobertura de manglares y el décimo lugar en variedad de animales, plantas y ecosistemas. Además, destaca por su especial condición geográfica lo que permite poseer una amplia gama de flora y fauna a lo largo y ancho del territorio nacional.

El Instituto Nacional de Parques (Inparques), como ente rector en el manejo de los ecosistemas frágiles, Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (Abrae), Parques Nacionales y Monumentos Naturales, preserva la vida en los espacios protegidos, a fin de garantizar una sociedad solidaria, respetuosa y amante de la paz, en aras de alcanzar el mayor nivel de satisfacción biopsicosocial del ser humano, sin destruir el equilibrio ecológico en nombre del desarrollo y la producción, en una sociedad socialista.

Prensa Digital MippCI/Agencias