Nueva Sede

Nueva Sede Foro Libertador. Un espacio para la socialización del patrimonio documental de la nación.

Para mediados del año 1966, bajo la dirección del Doctor  Mario Briceño Perozo[1] se señalaban las necesidades de una nueva sede para el Archivo General de la Nación, pues la capacidad de la sede de Carmelitas, había colapsado para recibir documentación. No obstante, es hacia finales de la década del 70, cuando el Ministerio de Obras Públicas, encarga al Arquitecto Tomas Sanabria la ejecución de un complejo cultural denominado Foro Libertador que se ubicaba al final de la Avenida Panteón, y circundante al Panteón Nacional.

Sin embargo, la construcción del edificio demoró algunos años, y no es hasta mediados de la década de los 90, cuando se trasladan los primeros fondos documentales a esta sede del Archivo General de la Nación, los cuales correspondían a la colección del Archivo del Registro Principal se Caracas, con el trascurrir de los años otras colecciones se incorporaron, pero sin lograr el traslado definitivo de la totalidad de la documentación ubicada en la Sede Carmelitas.

Al igual que la sede anterior los espacios del Foro Libertador, fueron concebidos para cumplir  las exigencias archivísticas en relación a la preservación del patrimonio documental y para el desarrollo de actividades propias de esta institución. Como parte del proceso previo del traslado definitivo de los fondos documentales que estuvieron por casi 100 años en la Sede de Carmelitas, se ejecutó durante el año 2008, el acondicionamiento de los espacios del Piso 1, del Edificio del Archivo General de la Nación Francisco de Miranda, en la construcción de una nueva sala de consulta con capacidad para 40 usuarios, así como también nuevas bóvedas que garantizan condiciones optimas de conservación y preservación (ubicación, mobiliario, seguridad, iluminación, temperatura y humedad relativa) del patrimonio documental del Archivo General de la Nación.

 Finalmente, desde enero del 2009 y saldando una deuda histórica, se emprendió el traslado definitivo del total de la documentación existente en la Sede Carmelitas, en una labor que incorporó al colectivo de trabajadores del Archivo General de la Nación, esta actividad fue ejecutada bajo una rigurosa metodología que garantizó el traslado seguro y efectivo de la documentación, entre una  las medidas destacan el diseño de cajas de conservación y traslado especiales para documentos históricos, y ha permitido eficazmente organizar la documentación en las nuevas bóvedas por primera vez de acuerdo al nuevo cuadro de clasificación elaborado por la institución. El esfuerzo emprendido por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y los trabajadores del Archivo General de la Nación, se vio plasmado con la inauguración oficialmente, el 28 de marzo del 2009 de su nueva sede, en el marco conmemoración del Natalicio de Francisco de Miranda y día del Archivero.


[1] El Nacional, El Archivo General de la Nación, 1966, Cuerpo A, Pagina 15.